Por: Ambiorix Jiménez y José Soriano

Una juventud que siente

El empleo es uno de los factores primordiales para el desarrollo efectivo de cualquier país. Pero aparte de ser una necesidad, es una de las principales preocupaciones de los jóvenes dominicanos. 

El alto nivel de desempleo en la juventud de nuestro país, es incluso más alto que a nivel general en la República Dominicana. Lo cual representa una gran problemática social y económica. El Estado y el Ministerio de Trabajo no consiguen proveer a la juventud, políticas que impulsen y estimulen nuevas oportunidades en el sector laboral, para que el “buscar trabajo” no represente una preocupación, sino un impulso de superación y desarrollo socioeconómico. 

Debido a esto, muchos trabajadores tienen que recurrir a empleos informales con una mala remuneración y sin ninguna protección social. Sin embargo, por necesidad, responsabilidades en el hogar u otros factores, deben aceptarlos. También debemos tener en cuenta que jóvenes con título universitario o técnica, deambulan de un lugar a otro con sus currículos con la esperanza de ser contratados. Situación que los coloca en un estado de frustración y se agrava aún más si se trata de conseguir un empleo por primera vez.

Con la ausencia de las autoridades dominicanas para resolver esta problemática, será siempre difícil hablar de desarrollo, crecimiento y equidad.