EL CULTO A SAN MIGUEL ARCÁNGEL

0
78

Cuando comencé a escribir sobre ángeles y san Miguel Arcángel, no sabía que existía tanta riqueza sobre estas criaturas divinas que son espíritus celestes. Por eso, me conmueve que hoy se hable tanto de ellos. Se puede decir que hoy tenemos un renacimiento del mundo angelical. Pero esta gran importancia y veneración a san Miguel Arcángel, todo su culto, se evidencia y remonta al siglo II. Simeón Metaphrast escribe que, en Frigia, Asia Menor, san Miguel iba a aparecer en Cheretopa y como recuerdo dejaría una fuente milagrosa a la que acudirían numerosos peregrinos. Un santuario similar estaba en Chone, en un asentamiento a 4 km de Colosos, al que llamaban “Michelion”. En Constantinopla, el culto a san Miguel estaba tan vivo que en el siglo VI había 10 iglesias consagradas a él, y en el siglo IX las iglesias y monasterios dedicados a él eran 15.

Sozomenos y Nicefor recuerdan que había un santuario de san Miguel fundado por el emperador Constantino (siglo IV). Y en la misma Constantinopla en el siglo V, existía un cuadro de san Miguel Arcángel, venerado como milagroso, en uno de los monasterios bajo su nombre. De allá, muchos peregrinos se llevaban el aceite de la lámpara que ardía frente a este cuadro porque, en su opinión, tenía propiedades curativas. En Etiopía, cada día 12 del mes se dedicaba a san Miguel. Por otro lado, en Europa occidental existen hasta el día de hoy los santuarios dedicados a él, los más importantes son: en Italia en el Monte Gargano (Apulia) y en Francia en la isla de san Miguel. No obstante, para ellos dedicaremos los siguientes artículos.

Padre Jan Jimmy Drabczak CSMA