Hna. Viannelis Sirí, hmsp

El pasado 25 de ju­nio, la Diócesis de San Juan de la Maguana re­conoció a 39 familias, por ser ejemplos de vida cristiana. Fue seleccio­nada una por cada parroquia. En el encuentro, Monseñor Tomás Alejo, Obispo de la Diócesis expresó:

“El matrimonio y la familia son una voca­ción creada por Dios, según la propia natura­leza del hombre y la mu­jer, cuya finalidad es el amor entre sí y la procreación de los hijos (Génesis 1, 28). Los hijos son, sin duda el don más excelente del matrimonio y contribu­yen sobre manera al bien de los esposos (Hu­manae Vitae, #9).

La familia tiene se­gún la Familiaris Con­sortio, cuatro cometidos: La Formación de una comunidad de personas, el servicio a la vida, la participación en el desarrollo de la socie­dad y la participación en la vida de la Iglesia.

La familia siempre será y tiene que ser la primera pastoral de la Iglesia y la primera ins­titución que el Estado Dominicano debe proteger y velar para que ella funcione como lo que es y debe ser; la escuela de amor, de valores, en la que la sociedad se sos­tiene, tanto en el ámbito cultural como político, social, económico, religioso… Porque ella es la formadora de los ciuda­danos de cada genera­ción.

Animamos a los sa­cerdotes, a que la pasto­ral parroquial comience por la familia, proporcionando espacios que le ayuden en su misión, como son la Pastoral Familiar, oficinas para acoger, talleres, encuentras acciones formativas.